BARRANCO-CUEVA LA LEZE

Ven y descubre con nosotros, La Leze, un espectacular descenso de espeleo-barranco que atraviesa la Sierra de Altzania. La joya de la corona del barranquismo vasco.

Datos técnicos:

Nivel de dificultad: 2 (Media)

undefinedÉpoca:Finales primavera, verano y otoño
undefinedDuración actividad1:4 horas
undefinedAproximación2:1 hora y 30 minutos
undefinedRetorno:10 minutos
undefinedViaje desde Velilla3:3 horas
undefinedDuración total4:12 horas
undefinedEdad mínima:12 años
(1): duración estimada para 10 personas
(2): duración desde el aparcamiento hasta el inicio de la actividad
(3): opción de quedar en el destino.
(4): incluye retorno a Velilla del Río Carrión.

Tarifas:

GruposPrecio
de 1 a 5 personas55 €
de 6 a 10 personas50 €
Grupo mínimo de 5 personas para realizar la actividad

Requisitos:

Tener más de 12 años. Buena condición física, movilidad e informar antes de realizar la actividad de alguna alergia o problema de salud que pueda comprometer la actividad.

Incluye:

Guía profesional con titulación oficial, material técnico individual (casco, neopreno, escarpines, arnés, material de progresión vertical y frontal). Seguro de Responsabilidad Civil y Accidentes y transporte.

Material complementario a llevar:

Botas o similar, bañador o mallas, toalla, muda y ropa de cambio para después de la actividad.

No incluye:

Comida, agua, alojamiento o ninguna otra cosa que no aparezca en el apartado incluye. Durante la actividad se podrá comer algún tipo de alimento energético y agua. Una vez acabada la actividad se podrá comer la comida llevada por los participantes por su cuenta. En todo momento se mantendrán limpio el barranco como el lugar donde se coma.

Recorrido

En todo momento se progresa por el agua, caminando o nadando a través de un largo pasillo salpicado de rápeles, saltos y toboganes. Es un descenso técnico porque contiene varios rápeles de distintos tamaños, de entre 5 y 25 metros. Algunos de los rápeles son parcial o totalmente aéreos, sin tocar pared. Encontramos: varios toboganes y saltos, que se realizan sin mayor dificultad. La boca de salida constituye uno de los parajes más extraordinarios del país vasco, un lugar donde los reflejos de la luz sobre las grandes paredes constituyen una experiencia difícil de olvidar.