Clasificación nivel de dificultad de cuevas

Tabla de dificultades de la Escuela Española de Espeleología

Clase 1
– Cavidades equipadas para el turismo activo

Clase 2
– Cavidad o parte de una cavidad que no necesita más material que el casco y la iluminación.
– Pasos poco estrechos.
– Escaladas y destrepes muy fáciles y poco expuestos.

Clase 3
– Cavidad o parte de una cavidad que permita una aproximación a los diferentes aspectos del mundo subterráneo.
– Los obstáculos serán puntuales siendo necesario para franquearlos utilizar eventualmente material.
– Los pozos tendrán una vertical que no exceda la veintena de metros.
– Gateras y meandros poco estrechos.
– Escaladas y destrepes poco expuestos y que pueden necesitar cuerda.
– La presencia de agua no deberá entorpecer la marcha del grupo

Clase 4
– Cavidad o parte de una cavidad que permita perfeccionar tanto el conocimiento del medio como las técnicas de progresión.
– Los obstáculos pueden encadenarse.
– El encadenamiento de las verticales no debe exceder la cincuentena de metros, preferentemente en varios tramos.
– Gateras poco estrechas.
– Meandros estrechos o poco estrechos.
– Laminadores pequeños.
– Escaladas y destrepes expuestos, siendo necesario el uso de la cuerda.
– Marmitas en las que se hace pie con dificultad.
– La presencia de agua no debe impedir la progresión del grupo, ni entrañar una modificación del equipamiento de las verticales.

Clase 5
– Cavidad o parte de una cavidad con obstáculos encadenados.
– Las verticales pueden tener caudal de agua que haga necesario desviar la instalación.
– Acceso y/o salida de rápeles difíciles.
– Pasamanos.
– Gateras estrechas y exigentes.
– Meandros estrechos o muy estrechos y desfondados.
– Laminadores de longitud considerable.
– Marmitas profundas y pasos sifonantes, siendo necesario el uso de vestimenta específica.
– Escaladas y destrepes muy expuestos.

Clase 6
– Cavidad en la que existen todo tipo de dificultades.
– Grandes verticales con caudal de agua fuerte o muy fuerte, descenso muy difícil que necesita una instalación compleja.
– Acceso y salida de rápeles difíciles o muy difíciles.
– Pasamanos delicados.
– Reuniones aéreas.
– Gateras y meandros muy estrechos y desfondados.
– Grandes marmitas y pasos sifonantes.
– Escaladas y destrepes muy expuestos.